José Mota, humorista español reconocido, que también se desempeña en actuación, dirección, guionismo y doblaje, a sus 50 años de edad ha marcado polémica por un gag transmitido en la TVE o Televisión Española. Se trata de una broma satírica acerca de lo que, en manos del programa de José Mota, es la realidad de los consultorios médicos al dar noticias negativas acerca de las enfermedades terminales.

En el micro está José Mota siendo doctor con su paciente, quien le pide al médico que le sea sincero al cien por ciento con el diagnóstico, momento en el cual José Mota le indica que solo le queda un mes y medio de vida y que no disponen de tratamiento efectivo para la enfermedad; seguidamente, el paciente le solicita un segundo favor al médico y es para que le lea el diagnóstico con un sesenta por ciento de sinceridad, por lo cual el médico le dice que la enfermedad es grave pero que disponen de un medicamento fácil de encontrar y que los resultados son “muy, muy, muy positivos”; y ya al finalizar, el paciente nuevamente le pide el diagnóstico pero que sea un diez por ciento sincero para rebajar la importancia de la noticia, entonces es cuando José Mota le dice que está como una rosa.

Un telespectador, en vista de lo planteado, consideró que José Mota se estaba burlando de los enfermos terminales, llevando su queja hasta TVE, al igual que otras personas, por “denigrante y falto de ética”. Por ello, José Mota se mostró sensato y fue inmediatamente a disculparse y cerrajeros Barcelona, directora de entretenimiento de la Televisión Española, expresó su lamento por la ofensa del televidente.

Esta sería, entonces, la broma menos graciosa de José Mota que le ha costado un leve deterioro de la imagen tanto a la cerrajeros Barcelona como a dicho artista. Sin embargo, con las disculpas públicas y expresas de la institución y de dicho actor, se consiguió una manera justa de remendar el daño, aún cuando para algunos críticos no se debería haber pedido perdón en ningún momento.

¡Qué complicado es el amor! Y cuando hay intereses de por medio, sobre todo poder y dinero, mucho más. El juego de la seducción se vuelve mucho más importante, los guiños ya no son suficientes, muchos gestos se quedan cortos, las palabras adquieren un doble y hasta un triple sentido y llevarse al huerto al otro (o a los otros, que también se admiten tríos) a veces parece tarea imposible por muchos intentos que se hagan.

¡Hay que ver cuantas hojas tiene la margarita de la política! En ocasiones parece que nunca van a acabar de deshojarla nuestros partidos políticos. Y mira que se hacen regalitos, que se dan alguna que otra sorpresa inesperada, que ceden para no parecer demasiado engreídos. Pero no, se atraen, se dejan mimar y acariciar y, cuando parece que por fin va a llegar el idilio todo se tuerce y vuelta a empezar…con el mismo o con otro, que en esto de la política lo de las infidelidades parece que se estila mucho…Y de los celos ya ni hablamos: “si miras a ese a mí ni me dirijas la palabra” parece que llevan algunos escrito en la frente.

¿Y qué decir de la comunicación, tan importante en el amor? Mejor casi ni hablar. Diálogos de sordos, conversaciones absurdas y aquello de “yo no dije eso, era algo parecido, pero no lo que tú piensas, es que no me he explicado bien”.

Malos amantes son los partidos políticos, sobre todo en España, donde el propio interés parece estar siempre por encima de todo lo demás. Para unas cosas se quiere amante en exclusiva, para otras no importa hacer una cama redonda, y eso cuando no pasan semanas y semanas con el “me quiere, no me quiere”.

Y lo malo no es quererse o dejarse de querer. Lo realmente trágico es que en este bendito país los amores en política, si llegan buen puerto suelen acabar en divorcio. ¿Necesitarán nuestros partidos una pócima del amor?

Sea nueva o vieja, muy conocidas o todo lo contrario, ácidas o autocensuradas, España ha visto nacer a dos revistas de cómics e ilustraciones que a través de un lenguaje soez y con un tono satírico se desenvuelven como medio de información de los acontecimientos diarios en España de forma cruda y muy directa. El valor fundamental de ambas revistas es el sentido del humor y su basamento legal es la libertad de prensa.

El Jueves, creada en 1977 y que tiene por eslogan: la revista que sale los miércoles, se ha visto envuelta en disputas e incluso procesos judiciales. El interior de este semanario es dividido en distintas secciones tal y como un medio de información ecuánime. Se habla de Economía, Política y Sociales. El sarcasmo es su bandera y su portada siempre es polémica y candente. Sus blancos comunes y generales son la monarquía española, la religión católica y los partidos políticos.

Por su parte, Mongolia, fue lanzada en el 2012, con una frecuencia de publicación  mensual y cuyo eslogan es: sin mensaje alguno, se expresa a través de historietas y tiene como concepto de revista mantener un humor ciertamente parecido al clásico del cine de comedia: Monty Python and the Holy Frail, entre otros referentes. Aunque su fin primero sean los artículos hilarantes o humorísticos, también incluye una sección que se centra en el periodismo de investigación y saca a relucir aspectos sociales y políticos del acontecer diario.

Ambas son aplaudidas por sus audiencias. El Jueves tiene 593.000 seguidores en Twitter, mientras que Mongolia, la cantidad de 309.000 seguidores, sumas que demuestran lo verdaderamente posicionadas y apreciadas que son estas revistas en España. Y es que el estilo de decir las cosas y confrontar a las organizaciones y personajes públicos da mucho que decir. Por ejemplo, Mongolia ha llegado a afirmar la siguiente frase: “todo el mundo, incluido Dios, es ateo”; mientras que El Jueves ha publicado en su portada “ahora el Rey se folla a la justicia”.

¿Dónde habrán quedado los tiempos en los que las madres soñaban que sus hijos fueran ingenieros, abogados o incluso futbolistas? No, eso no ocurre ahora, que deseen con todas sus fuerzas que sus retoños sean ídolos del balompié, tal vez, del resto ni hablar. ¿Ingeniero? ¿Para que cumpla los 40 con una miserable beca y sin perspectivas de abandonar el hogar familiar? ¡Ni hablar! Y abogado…con todos los que hay, mejor casi que tampoco.

politicopsNo, hoy son muchas las madres que sueñan con que sus hijos lleguen a ser ¡políticos! ¿La erótica del poder? No, más bien la posibilidad de tener un futuro bien asegurado sin matarse a trabajar y con un sueldo más que digno…eso sin hablar de otros incentivos más que atractivos.

Veamos ¿Qué se necesita para entrar en política? ¿Un doctorado, un máster, hablar con soltura al menos el inglés? No, eso lo piden para cualquier trabajillo del tres al cuarto. No, para ser político solo se necesita un poco de “tirón”, tener mucha labia para engañar sin que se den demasiada cuenta, ser simpático y, si además se tiene buena fachada, mejor. ¿Qué no hablas inglés? Para eso están los traductores, pobres, que también merecen trabajar. ¿Qué no sabes de economía ni de educación? Tampoco importa, unos cuantos asesores y solucionado.

Y, por supuesto, unos añitos en el Congreso, el Senado o en un puesto destacado de alguna Comunidad Autónoma y se habrá ganado una estupenda pensión vitalicia. Si el puesto ya es de los de más alto rango, además hay derecho a secretaria y chófer ¡un chollo! Y, si se ha tenido acceso a la caja de caudales pública, es posible que hasta pueda “meter mano” sin que se note demasiado.

Otro atractivo, el de asesor florero. Si se acaba la vida política siempre habrá alguna empresa dispuesta a contratarles por un sueldo más que digno. Y eso solo por dejar que usen su nombre como miembro del consejo de administración de turno, seguramente ni haya que conocer el despacho ¡Eso es vida, sí señor!

¿Arquitecto, abogado, profesor o bombero? No, político, esa es la profesión de futuro

Cada vez más populares y jocosas resultan las intervenciones en público del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. Y no lo son principalmente por su elaborado contenido ni por su astucia estratégica o política, sino por sus contundentes equivocaciones a la hora de construir las frases. Así, hemos podido escuchar cosas como “es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde” o “somos sentimientos y tenemos seres humanos.

Mariano Rajoy en un mitin en Leon. FOTO BRUNO MORENO
Mariano Rajoy en un mitin en Leon.
FOTO BRUNO MORENO

Dado este preocupante y reiterativo escenario con Rajoy como protagonista, uno de los “cerebros fugados” españoles, que se dedicó a cerrajeros torrevieja a los que las políticas de recortes y falta de inversión del Partido Popular han obligado a exiliarse, en este caso, a los Estados Unidos, ha desarrollado una aplicación para móviles que ayuda a detectar la dislexia. Tal vez no le vendría nada mal a Rajoy someterse a las virtudes de Dytective, que así es como se llama la aplicación.

Pero una vez que nos permitimos la licencia de abordar con frivolidad una patología tan seria como la dislexia y deformar el trasfondo de su significado, lo más lógico sería hacerla extensible a Pedro Sánchez, una persona que sí que a diario tiene serios problemas para distinguir su mano izquierda de su mano derecha. La dislexia del líder del PSOE llega a extremos preocupantes. Albert Rivera y Ciudadanos han pasado en apenas unas semanas de ser las “nuevas generaciones del Partido Popular” y “la derecha” a ser unos amigos respetables y adorables.

En lo que respecta a los dos artífices de esta farsa de primera sesión de investidura, reconoce Ciudadanos que ha conseguido colocar el 80% de su programa electoral en los acuerdos del hipotético –hipotetiquísmo– acuerdo de Gobierno. Establecida una regla de tres, o “regla de la vieja”, como decían los maestros a los párvulos, si los ex Ciutadans son un “partido de derechas -Sánchez dixit-“, por consiguiente, el próximo Gobierno liderado por el PSOE será… Enhorabuena, acertaron.

Sé que hay mascotas bien entrenadas, no hay duda que las que vemos en Internet son de lo mejor y más vistoso, graciosas también, pero lo que me tiene desconcertado es como el perro de nuestra casa se tomó una pequeña venganza con los que estábamos en la casa. Muchas veces, para acostumbrarle al frío o porque lo hemos bañado y hay que esperar a que se seque antes de que nos ponga el suelo empapado, lo dejamos en la calle, en el patio para ser más exactos y claro, ciertas veces casi le cerramos la puerta en las narices. Lo gracioso de esta historia es que estábamos preparándonos para tirar la basura y mientras sacábamos las bolsas del día anterior, nuestro querido Fuyur, así se llama el bicho, decidió ayudarnos con todo ello, sobre todo en el momento en que en un arrebato de locura, y estando los tres compañeros de piso fuera,  nos cerró la puerta de casa. Nosotros pensamos: “Que gracioso el perro como ha empujado la puerta” lo que no nos pareció tan gracioso fue cuando comprobamos que ninguno de los tres que allí estábamos teníamos llaves de casa. Tres humanos, dejados en la calle por un perro que ni siquiera llega a los 10 kilos.

Como una cosa si estaba clara, cogimos y nos acercamos al conserje para que nos ayudara, la lástima es que ni el conserje estaba ni podíamos tener una copia de la llave a mano y claro, armados de nuestros teléfonos móviles, buscamos en Internet a un cerrajero para que nos solucionara el problema. El hombre, muy profesional, nos abrió la cerradura en un plisplas y cuando le contamos cómo fue la historia no paraba de reir, un cerrajero muy profesional, sí, pero también un graciosillo, no paraba de reír y más lo hizo cuando observó que el perro levantaba poco más que un palmo del suelo. Aunque la verdad es que le dimos pie a una buena historia para contar entre su círculo de amigos.

Así que amigos, nunca os fiéis de la lealtad de un perro, que por muy fiel que parezca, siempre tiene un instinto de venganza hacia vosotros por alguna mala acción que hayáis hecho o eso o lo hace por jugar, que siempre es la excusa para ese tipo de acciones.

Y si no os ha hecho suficiente gracia… os dejo con este video de perretes liandola