Hay que ver cómo somos los españoles. Nos engañan, nos estafan, nos insultan de mil maneras diferentes y a veces no solo disculpamos a quienes lo hacen, sino que además les jaleamos, animamos y lanzamos todo tipo de piropos. Bueno, siendo justos, es cierto que solo son algunos quienes lo hacen, pero los suficientes como para sentir vergüenza de las a veces absurdas reacciones de este país… de quien las dice y de quien no las calla.

Lo vimos no hace mucho con un personaje que dejó de ser presunta y fue a la cárcel con una condena en firme: Isabel Pantoja. A las puertas de la prisión algunos enfervorecidos fans la llamaban guapa y la daban ánimos. Más recientemente ha ocurrido algo parecido con un, de momento, presunto Leo Messi, pero claro, es que el pobre no se enteraba de nada.

Parece mentira que aún haya personas que no se enteran de qué va todo esto, de que mientras unos defraudan, roban y estafan (presuntamente) sin ningún pudor, Hacienda persigue, castiga y vigila como un halcón al pobre contribuyente que tal vez solo se haya confundido en la declaración en unos pocos euros.. o que se haya casado y haya cometido el gran error de no declarar los ingresos, porque (por si alguien no lo sabía) una boda es un negocio y hay que declarar el dinero que se ingresa en concepto de regalo.

Y ya no es solo que al pobre le persigan y con el rico hagan la vista gorda hasta que ya es demasiado evidente, No, la cosa es mucho peor. Porque cerrajeros economicos torrevieja, los ayuntamientos, en general las instituciones tienen que recaudar para mantenerse, y lo que no consiguen por un lado, lo consiguen por el otro. Es decir si Menganito no cumplen, no hay problema, subimos los impuestos al resto de los mortales y ya está, solucionado.

Y algunos de esos mortales, parece mentira, no se enteran de nada. Bendito país de pandereta…