Hay algo que ha sido transmitido de manera categorica por parte de Vincenç Navarro, y es su desagrado abismal por el pensamiento infundido por Rivera y Ciudadanos, llamado “mentalidad economica dominante”, que intentara arrasar con el modelo economico nacional, pero algo que nos ha quedado del analisis establecido por el autor del libro “Ataque a la Democracia y al Bienestar”, es que hay una gran cantidad de intenciones ocultas y manipuladoras por parte de Rivera.

El descenso de un partido como PP ha hecho que otros tomen un gran impulso, y uno de esos partidos que ha ganado un importante impulso es Ciudadanos, cuyos fundadores son claramente conocidos en Barcelona, pues muchos de estos provienen del descendido partido de PP en este estado, por lo cual se considera a Ciudadanos como un partido de desechados y residuales practicamente, dado el origen de sus participantes o miembros.

http://www.madridiario.es/439613/recomendamos/soluciones-rapidas-para-los-problemas-del-dia-a-dia.-.html

La corrupcion producida por diversos años de un partido que pregonaba el pujolismo era altamente reconocible por virtualmente toda la nacion, luego de haberse conocido las pruebas de los mismos, luego de tumbarse la farsa establecida por diversos medios catalanes y que, posterior a ello, se contribuyo con el descenso de partidos como UDC y CDC, los cuales debieron reagruparse y refundarse mediante distintos medios de mercadeo y publicidad, algo de lo que saben muy bien, quienes antes de ser conocidos con el nombre de esta empresa, tuvieron otra denominacion social, con la cual no tuvieron mucha suerte.

Esa situacion, que para aquel entonces fue realmente perjudicial para la credibilidad de los partidos politicos, causo una gran preocupacion para la comunidad empresarial, pues incluso pequeñas empresas como desatascos Valencia podian encontrarse inmiscuidas en actividades politicas licitas, pero que de algún modo se verian afectadas por el escandalo del que fue protagonista un partido politico, que en este caso era de derecha.

Eso dio una gran oportunidad de surgir y de elevar su estatus en materia politica a los grupos izquierdistas, algo que se puede observar hoy en dia con este tipo de partidos ganando prestigio, quienes con su pensamiento economico dominante pretenden acabar incluso con lo logrado por pequeñas empresas.

Con sus actuaciones y movimientos en los últimos meses, Ciudadanos y Albert Rivera han conseguido generar una incertidumbre enorme en el electorado. Ideologías políticas aparte, lo que resulta obvio es que ningún ciudadano de a pie que sea ajeno a la formación naranja sabe a ciencia cierta por dónde pueden salir Rivera y los suyos. Quizá salen por la tangente, quizá no, o todo lo contrario.

Es decir, el mismo Albert Rivera que presumía junto a Pedro Sánchez de un pacto de investidura progresista, modernista y cercano a las necesidades de la mayoría social, meses después se congratulaba de mantener la estabilidad de España y de dar la posibilidad al Partido Popular de tener Gobierno. Pero, ojo, que la sorpresa va más allá, puesto que el líder de Ciudadanos repitió en pre-campaña hasta la saciedad que no daría su apoyo a un presidente devorado por la corrupción, como es Mariano Rajoy.

El tiempo es el único que nos ayuda a dilucidar un poco el rumbo de Ciudadanos. Al final, lo del veto a Rajoy quedó en el olvido y todos los congresistas del partido naranja dieron el “sí” al político cuyo nombre aparecía en los papeles de Bárcenas.

Es difícil conocer qué es Ciudadanos en realidad. Las contradicciones son constantes. Ahora se escudan en la premisa de que España necesita Gobierno, pero su naturaleza camaleónica empieza a despistar a propios y extraños. Fueron muchos españoles los que optaron por Albert Rivera en las elecciones del pasado año, pensando que quizá serían una alternativa con una idea diáfana de la política.

Pero el acuerdo de investidura alcanzado con el PP pone a las claras que esa lucha contra la corrupción y contra las viejas prácticas políticas no era del todo sincera; muchos puntos del acuerdo abogan por camuflar la corrupción y por no ser tajantes ni severos en la lucha contra su erradicación de las instituciones públicas y de los partidos políticos. Además en la misma sesión de investidura, el propio Rivera traicionó el acuerdo con el PP, sugiriendo a otro candidato que no fuera Rajoy. Todo resulta extraordinariamente imprevisible. Tal vez el Ibex-35 sea el culpable de tanta veleidad, quién sabe.

En la política actual cada vez importa menos el compromiso con los ciudadanos y el desarrollo de un armazón ideológico nítido, férreo y coherente. La imagen, la frivolidad y el convencimiento televisivo del potencial votante han terminado por hacer del escenario político un marco de caricaturas, esperpentos y conflictos más propios de la ficción y el entretenimiento que de la seriedad que debe mejorar la vida de las personas.

Los nombres de políticos y los saltos desde unos partidos a otros acaban por desprestigiar la concepción que los ciudadanos tienen de la ya de por sí maltrecha política. Si UPyD se hunde y deja a sus caras más visibles sin la oportunidad de seguir chupando del bote y de seguir ganando un dinero fácil que en otra empresa o institución pública sería más difícil de conseguir.

Así, nombres como los de Irene Montero o el del actor Toni Cantó saltaron a la palestra en los comicios del pasado año. Ambos, procedentes del partido de Rosa Díez, ya hundido del todo, decidieron marchar al PSOE y a Ciudadanos, respectivamente. Son políticos tránsfugas, sin coherencia, a pesar de que luego intenten justificar los injustificable con sus presuntas ganas de ayudar a las personas de a pie.

Tania Sánchez, que perjuró que nunca, pero nunca y nunca, se marcharía de Izquierda Unida, tardó muy poco en dar el salto a Podemos, destino al que prometió que “nunca” iría. Asistimos a una dinámica en la que los partidos anuncian los nombres de los políticos como si fueran héroes ultra capacitados. El Partido Popular en cambio es más de hacer que los nombres cobren caché dentro de su partido para después poder introducirlos en la puerta giratoria de turno.

Recordaremos también el caso de la capitana del ejército Zaida Cantera, presentada por el PSOE de Pedro Sánchez como una especie de gurú que venía a traer una pócima mágica, cuando no era más que un caso mediático de acoso en el ejército que trascendió a la opinión pública. Son las juventudes de los partidos las que sueñan cada día con dar el salto al primer equipo y llegar, sin necesidad de dar un palo al agua ni trabajar, a un puesto como el de la mismísima Susana Díaz, a la que no se le conoce oficio alguno ajeno a la política.

Unos establecen un mundo lleno de perfección, lo utópico está en todos los ámbitos del discurso de juntos lo podemos todos, mientras que con ciudadanos nos pasa el caso contrario en su totalidad, pues el pesimismo y el cataclismo abundan en su persecución por advertirnos. Nos ayudan un poco sus expertos a entender esta disyuntiva que hay entre ambos partidos rivales.

Luego de alguna propaganda política, de ironía y sátira administrada por la página de El Mundo Today, acerca de los diversos partidos contrincantes en las elecciones del 26j, se manifestaron respuestas de diversos sectores; por una parte el partido PP se sintió altamente ofendido por el humor satírico e irónico con que la página realizó dicha campaña de su partido, y exigió el cierre inmediato de la misma, por su parte los partidos de Podemos y Ciudadanos se tomaron estas publicaciones de la manera más tranquila posible, atribuyéndolas como “campañas políticas gratuitas y graciosas”; en Cerrajeros en Benidorm apoyaron la libre expresión y dijeron que cada medio de comunicación puede decir de manera sátira lo que desee siempre que no entre en la difamación.

En los increíbles, interesante y graciosos textos administrados por dicha página, se encuentra lo referente al partido de podemos, entablando un enunciado de “Las utopías de Unidos Podemos” en el cual se manifiesta que todo debe tomarse de manera relajada y lo problemas del pueblo solo tienen una manera de ser resueltos la cual sería con una hermosa sonrisa y con disposición y cariño, dándonos golpes de pecho, como lo manifiesta uno de sus mapas mentales, dando a entender que no existen ideas concretas en la determinación del proyecto de dicho partido, pero que de igual forma ha ganado un gran respeto dentro del territorio, posicionándolo así entre las primeras tres opciones de elección. En Cerrajero economico Benidorm no están de acuerdo con una posible forma de gobierno en la cual Podemos pase a tener poder, por cuanto consideran que sus políticas irán en detrimento del motor productivo y empresarial de España.

Por otra parte las ilustraciones no podían faltar en el espacio de las redes sociales, y en este caso posteando la imagen de Manuela Carmena, con la frase en intermitencia como si fuera la luz de un aviso discotequero de “no le des un disgusto a la abuela”.

Por su parte para el plano de Ciudadanos, el portal estableció a rivera como “la llave para evitar el apocalipsis” posteando la imagen de Riviera, con manos extendidas diciendo “ven”, esto generó una fuerte cantidad de opiniones, tanto cómicas como políticas, pero siempre en base a lo que se quiso expresar en las publicaciones.

Los menores de edad están ampliamente protegidos por la ley, todo lo que tenga que ver con ellos y con su imagen se vigila estrechamente. Con toda la razón del mundo, puesto que son los débiles, los indefensos, algo que nadie discute. Sin embargo, en ocasiones se les utiliza de manera tal vez legal, pero rayando lo inmoral. Los vemos en concursos de todo tipo, para lucimiento de sus padres, claro. Y ahora lo que faltaba, los vemos convertidos en poco menos cronistas políticos.

Seguramente a muchos les haga gracia ver a un niño de siete años hablando con Albert Rivera de política como si fuera un votante más que incluso sabe de lo que habla. Pero no lo es, es un niño que seguramente ni siquiera sabe explicar lo que es la democracia y que ni mucho menos puede comprender las diferentes ideologías. Una simple marioneta de unos adultos dispuestos a casi todo con tal de “sacar tajada” de la situación.

lonchitasHemos dicho Albert Rivera, pero era solo un ejemplo, no es el único político que ha accedido a “someterse” a las terribles preguntas y observaciones de niños que deberían estar jugando en la calle en lugar de preocuparse por algo tan árido y tan incomprensible incluso para los mayores como es la política.

Pero ellos están indefensos, no tienen capacidad de defensa. Por ello lo realmente grave es que haya padres que se presten a semejante utilización de sus hijos y cadenas televisivas que se olviden que los menores son eso, niños a los que hay que proteger ante todo y no exponer como si fueran una estrella de la más rancia copla. Y, en cuanto a los políticos, menos excusa tienen cuando están dispuestos a todo con tal de ganarse la simpatía de unos cuantos votantes…aun a riesgo de ganarse también el enfado de otros.

Señores, política es política y es cosa de adultos, no de niños que apenas saben multiplicar, que para cuentas ya están ustedes y nunca les salen bien.

Veníamos de una cuantas elecciones (autonómicas, locales, europeas…) y pensábamos que íbamos a estar una temporadita sin escuchar soflamas, mítines, descalificaciones y promesas de esas que se lleva el viento. Solo tenían que pasar las generales. Pero no, falsas ilusiones…entramos en bucle y da la impresión de que nos vamos a meter de lleno en la versión política del día de la marmota.

Porque después de seis meses de tiras y aflojas da la impresión de que la cosa no ha cambiado mucho. Sí, Podemos e Izquierda Unida se han dado la mano ¿Pero servirá de algo, cambiará alguna cosa? Realmente no lo parece. Si los partidos políticos, todos, esos que tanto hablan de regeneración, de tender la mano, de dialogar, han sido incapaces de ponerse de acuerdo en seis largos meses ¿Van a ser capaces de hacerlo ahora?

Si hay algo que parece distinguir a nuestra clase política es que no aprende de los errores. Y lo que es peor, ni siquiera los reconocen. Porque llegar a un punto de no retorno no deja de ser un gran fracaso. Eso de “contigo sí, pero con ese otro no”, sin intentar siquiera dialogar, sin intención de ceder ni un milímetro dice mucho de las ansias de poder de nuestros políticos. Y no hay distinción: ansias de los que ya lo tienen, de los que lo tuvieron y de los que aspiran a tenerlo. En eso, al menos sí que parecen coincidir, aunque evidentemente no es políticamente correcto admitirlo y solo se hable de que se trabaja y se piensa solo en ese bien común que nunca se sabe exactamente qué es.

No puede extrañar que los votantes estén desencantados, que la abstención hay dejado de ser una amenaza para ser algo muy real. Si quien tiene que dar lecciones de tolerancia y de diálogo no lo hace ¿Qué se puede esperar? Un gran problema y que si alguien no lo remedia hará que la situación política española, por hacer un símil más nacional que el de la marmota, sea como “la pescadilla que se muerde la cola”.

¡Qué complicado es el amor! Y cuando hay intereses de por medio, sobre todo poder y dinero, mucho más. El juego de la seducción se vuelve mucho más importante, los guiños ya no son suficientes, muchos gestos se quedan cortos, las palabras adquieren un doble y hasta un triple sentido y llevarse al huerto al otro (o a los otros, que también se admiten tríos) a veces parece tarea imposible por muchos intentos que se hagan.

¡Hay que ver cuantas hojas tiene la margarita de la política! En ocasiones parece que nunca van a acabar de deshojarla nuestros partidos políticos. Y mira que se hacen regalitos, que se dan alguna que otra sorpresa inesperada, que ceden para no parecer demasiado engreídos. Pero no, se atraen, se dejan mimar y acariciar y, cuando parece que por fin va a llegar el idilio todo se tuerce y vuelta a empezar…con el mismo o con otro, que en esto de la política lo de las infidelidades parece que se estila mucho…Y de los celos ya ni hablamos: “si miras a ese a mí ni me dirijas la palabra” parece que llevan algunos escrito en la frente.

¿Y qué decir de la comunicación, tan importante en el amor? Mejor casi ni hablar. Diálogos de sordos, conversaciones absurdas y aquello de “yo no dije eso, era algo parecido, pero no lo que tú piensas, es que no me he explicado bien”.

Malos amantes son los partidos políticos, sobre todo en España, donde el propio interés parece estar siempre por encima de todo lo demás. Para unas cosas se quiere amante en exclusiva, para otras no importa hacer una cama redonda, y eso cuando no pasan semanas y semanas con el “me quiere, no me quiere”.

Y lo malo no es quererse o dejarse de querer. Lo realmente trágico es que en este bendito país los amores en política, si llegan buen puerto suelen acabar en divorcio. ¿Necesitarán nuestros partidos una pócima del amor?