En la política actual cada vez importa menos el compromiso con los ciudadanos y el desarrollo de un armazón ideológico nítido, férreo y coherente. La imagen, la frivolidad y el convencimiento televisivo del potencial votante han terminado por hacer del escenario político un marco de caricaturas, esperpentos y conflictos más propios de la ficción y el entretenimiento que de la seriedad que debe mejorar la vida de las personas.

Los nombres de políticos y los saltos desde unos partidos a otros acaban por desprestigiar la concepción que los ciudadanos tienen de la ya de por sí maltrecha política. Si UPyD se hunde y deja a sus caras más visibles sin la oportunidad de seguir chupando del bote y de seguir ganando un dinero fácil que en otra empresa o institución pública sería más difícil de conseguir.

Así, nombres como los de Irene Montero o el del actor Toni Cantó saltaron a la palestra en los comicios del pasado año. Ambos, procedentes del partido de Rosa Díez, ya hundido del todo, decidieron marchar al PSOE y a Ciudadanos, respectivamente. Son políticos tránsfugas, sin coherencia, a pesar de que luego intenten justificar los injustificable con sus presuntas ganas de ayudar a las personas de a pie.

Tania Sánchez, que perjuró que nunca, pero nunca y nunca, se marcharía de Izquierda Unida, tardó muy poco en dar el salto a Podemos, destino al que prometió que “nunca” iría. Asistimos a una dinámica en la que los partidos anuncian los nombres de los políticos como si fueran héroes ultra capacitados. El Partido Popular en cambio es más de hacer que los nombres cobren caché dentro de su partido para después poder introducirlos en la puerta giratoria de turno.

Recordaremos también el caso de la capitana del ejército Zaida Cantera, presentada por el PSOE de Pedro Sánchez como una especie de gurú que venía a traer una pócima mágica, cuando no era más que un caso mediático de acoso en el ejército que trascendió a la opinión pública. Son las juventudes de los partidos las que sueñan cada día con dar el salto al primer equipo y llegar, sin necesidad de dar un palo al agua ni trabajar, a un puesto como el de la mismísima Susana Díaz, a la que no se le conoce oficio alguno ajeno a la política.

El partido Socialista Obrero Español definitivamente ha tenido un vasto historial de acciones ejecutadas en la nación española. El mundo político el cual está polarizado en España en este momento tiene consigo un gran número de disputas y especulaciones que hacen llamar mucho la atención a los políticos del momento. Hay muchas cosas que supuestamente el Partido Socialista Obrero Español tiene debajo del mantel y hay muchos que quieren dar la cara y decir exactamente lo que está pasando.

Incluso, con la gran antigüedad de este partido, hasta se dice que llevan una serie de años de puras patrañas. ¿Qué tendrá que decir el lado opuesto acerca de esto? Porque electricistas Madrid en verdad quiere saber quién está diciendo la verdad ¿Qué está pasando en el mundo político español?  Nos encargaremos de vislumbrarlo a continuación:

Primero y principal, uno de los puntos a tocar es el sistema educativo español el cual se encuentra vigente ahorita y tiene raíces ya desde hace muchos años y ha sido posible por medio de una colaboración entre muchas partes para poder formar lo que es hoy en día el sistema educativo español, sin embargo, los socialistas patrios declaran que ellos fueron los únicos que instauraron el sistema educativo en España, los únicos responsables, y esto evidentemente es mentira y desacredita a muchos de los esfuerzos que fueron ejercidos por muchas personas para hacer posible lo que es la educación en España hoy en día.

Esto fue una alegación que entristeció a cerrajeros Malaga ya que están percatados de que son mentiras.

Además de lo planteado anteriormente, uno de los grandes problemas que en verdad surge al hablar del sistema educativo es la visión corrompida que tienen los del PSOE acerca del mérito académico, ya que sus visiones socialistas le han dado que todo logro es lo mismo, que es lo mismo si eres un estudiante grandioso y aplicado o un holgazán, da lo mismo cuánto tiempo te esfuerces estudiando, todo da igual porque todos reciben la misma cantidad de atención.

Y esa es la base de la pobre visión que algunos le tienen al sistema educativo de la nación española, lo cual es verdaderamente una lástima porque da para mucho más y esos argumentos planteados anteriormente han desembocado un conjunto de problemas y disputas que afligen a España hoy en día. Este punto fue muy preocupante para fontaneros Madrid baratos porque son creyentes de que el esfuerzo y los resultados son los que traen las verdaderas recompensas que nos separan de los demás.

Los menores de edad están ampliamente protegidos por la ley, todo lo que tenga que ver con ellos y con su imagen se vigila estrechamente. Con toda la razón del mundo, puesto que son los débiles, los indefensos, algo que nadie discute. Sin embargo, en ocasiones se les utiliza de manera tal vez legal, pero rayando lo inmoral. Los vemos en concursos de todo tipo, para lucimiento de sus padres, claro. Y ahora lo que faltaba, los vemos convertidos en poco menos cronistas políticos.

Seguramente a muchos les haga gracia ver a un niño de siete años hablando con Albert Rivera de política como si fuera un votante más que incluso sabe de lo que habla. Pero no lo es, es un niño que seguramente ni siquiera sabe explicar lo que es la democracia y que ni mucho menos puede comprender las diferentes ideologías. Una simple marioneta de unos adultos dispuestos a casi todo con tal de “sacar tajada” de la situación.

lonchitasHemos dicho Albert Rivera, pero era solo un ejemplo, no es el único político que ha accedido a “someterse” a las terribles preguntas y observaciones de niños que deberían estar jugando en la calle en lugar de preocuparse por algo tan árido y tan incomprensible incluso para los mayores como es la política.

Pero ellos están indefensos, no tienen capacidad de defensa. Por ello lo realmente grave es que haya padres que se presten a semejante utilización de sus hijos y cadenas televisivas que se olviden que los menores son eso, niños a los que hay que proteger ante todo y no exponer como si fueran una estrella de la más rancia copla. Y, en cuanto a los políticos, menos excusa tienen cuando están dispuestos a todo con tal de ganarse la simpatía de unos cuantos votantes…aun a riesgo de ganarse también el enfado de otros.

Señores, política es política y es cosa de adultos, no de niños que apenas saben multiplicar, que para cuentas ya están ustedes y nunca les salen bien.

Veníamos de una cuantas elecciones (autonómicas, locales, europeas…) y pensábamos que íbamos a estar una temporadita sin escuchar soflamas, mítines, descalificaciones y promesas de esas que se lleva el viento. Solo tenían que pasar las generales. Pero no, falsas ilusiones…entramos en bucle y da la impresión de que nos vamos a meter de lleno en la versión política del día de la marmota.

Porque después de seis meses de tiras y aflojas da la impresión de que la cosa no ha cambiado mucho. Sí, Podemos e Izquierda Unida se han dado la mano ¿Pero servirá de algo, cambiará alguna cosa? Realmente no lo parece. Si los partidos políticos, todos, esos que tanto hablan de regeneración, de tender la mano, de dialogar, han sido incapaces de ponerse de acuerdo en seis largos meses ¿Van a ser capaces de hacerlo ahora?

Si hay algo que parece distinguir a nuestra clase política es que no aprende de los errores. Y lo que es peor, ni siquiera los reconocen. Porque llegar a un punto de no retorno no deja de ser un gran fracaso. Eso de “contigo sí, pero con ese otro no”, sin intentar siquiera dialogar, sin intención de ceder ni un milímetro dice mucho de las ansias de poder de nuestros políticos. Y no hay distinción: ansias de los que ya lo tienen, de los que lo tuvieron y de los que aspiran a tenerlo. En eso, al menos sí que parecen coincidir, aunque evidentemente no es políticamente correcto admitirlo y solo se hable de que se trabaja y se piensa solo en ese bien común que nunca se sabe exactamente qué es.

No puede extrañar que los votantes estén desencantados, que la abstención hay dejado de ser una amenaza para ser algo muy real. Si quien tiene que dar lecciones de tolerancia y de diálogo no lo hace ¿Qué se puede esperar? Un gran problema y que si alguien no lo remedia hará que la situación política española, por hacer un símil más nacional que el de la marmota, sea como “la pescadilla que se muerde la cola”.

¡Qué complicado es el amor! Y cuando hay intereses de por medio, sobre todo poder y dinero, mucho más. El juego de la seducción se vuelve mucho más importante, los guiños ya no son suficientes, muchos gestos se quedan cortos, las palabras adquieren un doble y hasta un triple sentido y llevarse al huerto al otro (o a los otros, que también se admiten tríos) a veces parece tarea imposible por muchos intentos que se hagan.

¡Hay que ver cuantas hojas tiene la margarita de la política! En ocasiones parece que nunca van a acabar de deshojarla nuestros partidos políticos. Y mira que se hacen regalitos, que se dan alguna que otra sorpresa inesperada, que ceden para no parecer demasiado engreídos. Pero no, se atraen, se dejan mimar y acariciar y, cuando parece que por fin va a llegar el idilio todo se tuerce y vuelta a empezar…con el mismo o con otro, que en esto de la política lo de las infidelidades parece que se estila mucho…Y de los celos ya ni hablamos: “si miras a ese a mí ni me dirijas la palabra” parece que llevan algunos escrito en la frente.

¿Y qué decir de la comunicación, tan importante en el amor? Mejor casi ni hablar. Diálogos de sordos, conversaciones absurdas y aquello de “yo no dije eso, era algo parecido, pero no lo que tú piensas, es que no me he explicado bien”.

Malos amantes son los partidos políticos, sobre todo en España, donde el propio interés parece estar siempre por encima de todo lo demás. Para unas cosas se quiere amante en exclusiva, para otras no importa hacer una cama redonda, y eso cuando no pasan semanas y semanas con el “me quiere, no me quiere”.

Y lo malo no es quererse o dejarse de querer. Lo realmente trágico es que en este bendito país los amores en política, si llegan buen puerto suelen acabar en divorcio. ¿Necesitarán nuestros partidos una pócima del amor?

¿Dónde habrán quedado los tiempos en los que las madres soñaban que sus hijos fueran ingenieros, abogados o incluso futbolistas? No, eso no ocurre ahora, que deseen con todas sus fuerzas que sus retoños sean ídolos del balompié, tal vez, del resto ni hablar. ¿Ingeniero? ¿Para que cumpla los 40 con una miserable beca y sin perspectivas de abandonar el hogar familiar? ¡Ni hablar! Y abogado…con todos los que hay, mejor casi que tampoco.

politicopsNo, hoy son muchas las madres que sueñan con que sus hijos lleguen a ser ¡políticos! ¿La erótica del poder? No, más bien la posibilidad de tener un futuro bien asegurado sin matarse a trabajar y con un sueldo más que digno…eso sin hablar de otros incentivos más que atractivos.

Veamos ¿Qué se necesita para entrar en política? ¿Un doctorado, un máster, hablar con soltura al menos el inglés? No, eso lo piden para cualquier trabajillo del tres al cuarto. No, para ser político solo se necesita un poco de “tirón”, tener mucha labia para engañar sin que se den demasiada cuenta, ser simpático y, si además se tiene buena fachada, mejor. ¿Qué no hablas inglés? Para eso están los traductores, pobres, que también merecen trabajar. ¿Qué no sabes de economía ni de educación? Tampoco importa, unos cuantos asesores y solucionado.

Y, por supuesto, unos añitos en el Congreso, el Senado o en un puesto destacado de alguna Comunidad Autónoma y se habrá ganado una estupenda pensión vitalicia. Si el puesto ya es de los de más alto rango, además hay derecho a secretaria y chófer ¡un chollo! Y, si se ha tenido acceso a la caja de caudales pública, es posible que hasta pueda “meter mano” sin que se note demasiado.

Otro atractivo, el de asesor florero. Si se acaba la vida política siempre habrá alguna empresa dispuesta a contratarles por un sueldo más que digno. Y eso solo por dejar que usen su nombre como miembro del consejo de administración de turno, seguramente ni haya que conocer el despacho ¡Eso es vida, sí señor!

¿Arquitecto, abogado, profesor o bombero? No, político, esa es la profesión de futuro

Cada vez más populares y jocosas resultan las intervenciones en público del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. Y no lo son principalmente por su elaborado contenido ni por su astucia estratégica o política, sino por sus contundentes equivocaciones a la hora de construir las frases. Así, hemos podido escuchar cosas como “es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde” o “somos sentimientos y tenemos seres humanos.

Mariano Rajoy en un mitin en Leon. FOTO BRUNO MORENO
Mariano Rajoy en un mitin en Leon.
FOTO BRUNO MORENO

Dado este preocupante y reiterativo escenario con Rajoy como protagonista, uno de los “cerebros fugados” españoles, que se dedicó a cerrajeros torrevieja a los que las políticas de recortes y falta de inversión del Partido Popular han obligado a exiliarse, en este caso, a los Estados Unidos, ha desarrollado una aplicación para móviles que ayuda a detectar la dislexia. Tal vez no le vendría nada mal a Rajoy someterse a las virtudes de Dytective, que así es como se llama la aplicación.

Pero una vez que nos permitimos la licencia de abordar con frivolidad una patología tan seria como la dislexia y deformar el trasfondo de su significado, lo más lógico sería hacerla extensible a Pedro Sánchez, una persona que sí que a diario tiene serios problemas para distinguir su mano izquierda de su mano derecha. La dislexia del líder del PSOE llega a extremos preocupantes. Albert Rivera y Ciudadanos han pasado en apenas unas semanas de ser las “nuevas generaciones del Partido Popular” y “la derecha” a ser unos amigos respetables y adorables.

En lo que respecta a los dos artífices de esta farsa de primera sesión de investidura, reconoce Ciudadanos que ha conseguido colocar el 80% de su programa electoral en los acuerdos del hipotético –hipotetiquísmo– acuerdo de Gobierno con cerrajeros urgentes san Vicente del Raspeig. Establecida una regla de tres, o “regla de la vieja”, como decían los maestros a los párvulos, si los ex Ciutadans son un “partido de derechas -Sánchez dixit-“, por consiguiente, el próximo Gobierno liderado por el PSOE será… Enhorabuena, acertaron.

Después del circo montado tras las últimas elecciones hay muchos que se plantean qué hacer cuando toque volver a votar. Y es una decisión difícil. Primero porque lo que se ha visto en los últimos meses no es nada alentador, un juego absurdo para prolongar una agonía a todas luces inevitable. Y, en segundo lugar, porque ¿qué opciones quedan?

Una parte, desencantada, se irá de fin de semana y no hará ningún esfuerzo por ir a votar ¡total para qué! Otra parte tal vez sea fiel a sus principios y no modifique su voto. Y hay otra parte que seguramente está pensando en jugárselo al “pito pito gorgorito” con los riesgos que eso implica.

Riesgo sí, porque jugarse a quién votar no es un juego, es un verdadero peligro. Solo hay que imaginar que si con los partidos que han alcanzado representación parlamentaria se ha liado la de San Quintín, con unos cuantos más la situación puede ser ya de película de risa…o de terror, según se mire.

Y todavía puede ocurrir algo peor. Evidentemente, quien se presenta a unas elecciones lo hace con toda la legitimidad del mundo, eso es innegable. Pero pueden darse situaciones muy particulares. Los más jóvenes tal vez no lo sepan, pero al menos sí conocen al protagonista de esta historia y algunas de sus poco lícitas andanzas. Hablamos de José María Ruiz-Mateos.

Corría el año 1989, había convocadas elecciones al Parlamento Europeo y Ruiz-Mateos se presentaba a ella con un partido de nombre poco original llamado Agrupación de Electores Ruiz-Mateos ¿Qué ocurrió? Hubo quien tal vez desencantado o tal vez como broma (o por convicción, que de todo hubo) votó a este partido ¿Resultado? Dos escaños e inmunidad parlamentaria para Ruiz-Mateos.

No, no es bueno jugarse decisiones importantes a los chinos, pero también es cierto que a veces la situación casi “obliga” a ello. Al menos un consejo, meditarlo bien, los juegos a veces tienen consecuencias tremendas.