¿Me quiere, no me quiere? Deshojando la margarita…de la política

¡Qué complicado es el amor! Y cuando hay intereses de por medio, sobre todo poder y dinero, mucho más. El juego de la seducción se vuelve mucho más importante, los guiños ya no son suficientes, muchos gestos se quedan cortos, las palabras adquieren un doble y hasta un triple sentido y llevarse al huerto al otro (o a los otros, que también se admiten tríos) a veces parece tarea imposible por muchos intentos que se hagan.

¡Hay que ver cuantas hojas tiene la margarita de la política! En ocasiones parece que nunca van a acabar de deshojarla nuestros partidos políticos. Y mira que se hacen regalitos, que se dan alguna que otra sorpresa inesperada, que ceden para no parecer demasiado engreídos. Pero no, se atraen, se dejan mimar y acariciar y, cuando parece que por fin va a llegar el idilio todo se tuerce y vuelta a empezar…con el mismo o con otro, que en esto de la política lo de las infidelidades parece que se estila mucho…Y de los celos ya ni hablamos: “si miras a ese a mí ni me dirijas la palabra” parece que llevan algunos escrito en la frente.

¿Y qué decir de la comunicación, tan importante en el amor? Mejor casi ni hablar. Diálogos de sordos, conversaciones absurdas y aquello de “yo no dije eso, era algo parecido, pero no lo que tú piensas, es que no me he explicado bien”.

Malos amantes son los partidos políticos, sobre todo en España, donde el propio interés parece estar siempre por encima de todo lo demás. Para unas cosas se quiere amante en exclusiva, para otras no importa hacer una cama redonda, y eso cuando no pasan semanas y semanas con el “me quiere, no me quiere”.

Y lo malo no es quererse o dejarse de querer. Lo realmente trágico es que en este bendito país los amores en política, si llegan buen puerto suelen acabar en divorcio. ¿Necesitarán nuestros partidos una pócima del amor?